Adacolumn®

La granulocito y monocito aféresis (GMA) actúa específicamente evitando la migración de granulocitos (neutrófilos) y monocitos activados hacia la pared gastrointestinal.

Mecanismo de acción de la granulocito y monocito aféresis (GMA) en el tratamiento de la EII

En cualquier enfermedad mediada por el sistema inmunitario existe un paso inicial e imprescindible para que se produzca la inflamación de los órganos afectados: el reclutamiento de células inflamatorias del torrente circulatorio a los tejidos inflamados.

Una vez allí, estas células inflamatorias segregan diversas sustancias cuya función será, por una parte, la de reclutar más células inflamatorias y, por otra, la de causar el daño tisular propio de cada enfermedad.

Inicialmente, el tratamiento utilizado en las enfermedades mediadas por el sistema inmunitario se basaba en la administración de corticoides e inmunosupresores no selectivos, cuyo mecanismo de acción afectaba a diversos niveles y presentaban una elevada tasa de efectos adversos.

En las últimas dos décadas, el tratamiento de estas enfermedades ha evolucionado hacia el uso de tratamientos mucho más selectivos y, por tanto, de efectos tanto terapéuticos como adversos más previsibles.

Función de los granulocitos y monocitos en la EII

En el caso de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), aunque otras células como los linfocitos y los monocitos tienen una función determinada, la principal célula inflamatoria implicada en el mecanismo patogénico es el neutrófilo, también llamado granulocito.

Los neutrófilos son reclutados activamente del torrente circulatorio a la capa mucosa del intestino, produciendo las lesiones propias de esta enfermedad mediante su desgranulación y la liberación de diversas proteinasas y quimiocinas.

De hecho, el protagonismo del neutrófilo en esta enfermedad es tal que diversos estudios han demostrado una espléndida relación entre la presencia de neutrófilos en la pared gastrointestinal de los pacientes con EII y el riesgo de recaída clínica (brote de la enfermedad) o de cáncer de colon.

Otro hecho que demuestra la relevancia de la presencia de neutrófilos en la pared intestinal de los pacientes con EII es la utilidad de la calprotectina fecal para la predicción de recaídas o el diagnóstico de actividad de la enfermedad incluso en ausencia de síntomas. La calprotectina fecal es la principal proteína existente en el citoplasma de los neutrófilos y es detectable en heces siempre que la mucosa del tubo digestivo se halle infiltrada por estas células. Las características fisicoquímicas de esta proteína y su resistencia a la degradación por parte de las bacterias del colon han permitido su uso en la práctica clínica, convirtiéndola en el parámetro más utilizado y fiable para el manejo y evaluación de los pacientes con EII, en especial de aquellos con colitis ulcerosa.

Granulocito y monocito aféresis (GMA): Adacolumn®

La granulocito y monocito aféresis (GMA) actúa específicamente evitando la migración de granulocitos (neutrófilos) y monocitos activados hacia la pared gastrointestinal (1). Se ha demostrado que las esferas de acetato de celulosa de Adacolumn® adsorben los inmunocomplejos e IgG circulantes además de activar determinados fragmentos del complemento (en concreto C3a y C5a). Esto permite que el sistema adsorba de forma selectiva los granulocitos (por medio de los receptores Fc) y monocitos (por medio de los receptores del complemento). Además de este efecto «mecánico», se ha constatado que las esferas de acetato de celulosa son capaces de activar la apoptosis de los neutrófilos (que se halla reducida en la colitis ulcerosa).

Se ha observado en diversos estudios que las esferas de acetato de celulosa y la presencia de cuerpos apoptóticos de los neutrófilos incrementan la síntesis de citocinas antiinflamatorias (IL-10, IL-1ra, HGF) y consiguen la reducción de citocinas proinflamatorias (TNF-α, IL-6, IL-8, IL-1β) (2). Debido a la movilización de leucocitos desde la médula ósea, esta «retirada» de neutrófilos y monocitos activados del torrente circulatorio no viene seguida de una reducción en el número total de estas células en la sangre, pues estas son sustituidas por células inmaduras o inactivas.

Esto explicaría por qué esta aplicación de la GMA no va acompañada de un incremento en el riesgo de infecciones o tumores, que sí se constata con la mayoría de fármacos inmunosupresores (1).

1.- Hanai H1, Takeda Y, Eberhardson M, Gruber R, Saniabadi AR, Winqvist O, Lofberg R. The mode of actions of the Adacolumn therapeutic leucocytapheresis in patients with inflammatory bowel disease: a concise review, Clin Exp Immunol. 2011 Jan;163(1):50-8.DOI: 10.1111/j.1365-2249.2010.04279.x. 2.- Saniabadi AR1, Hanai H, Takeuchi K, Umemura K, Nakashima M, Adachi T, Shima C, Bjarnason I, Lofberg R. Adacolumn, an adsorptive carrier based granulocyte and monocyte apheresis device for the treatment of inflammatory and refractory diseases associated with leukocytes. Ther Apher Dial. 2003 Feb;7(1):48-59. DOI: 10.1046/j.1526-0968.2003.00012.x

VISIÓN GENERAL

Mecanismo de acción de la GMA(1)

  • Activación de fragmentos del complemento (C3a, C5a).
  • Adsorción de IgG e inmunocomplejos circulantes por las esferas de acetato de celulosa.
  • Adsorción de granulocitos y monocitos a través de (1) los receptores Fc (IgC e IC), y (2) los sitios de unión de los receptores del complemento en los leucocitos (no así en los linfocitos).
  • Reducción de neutrófilos y monocitos activados.
  • Las células apoptóticas interactúan con los linfocitos B reguladores, produciendo IL-10 y linfocitos B reguladores maduros.
  • Retorno de las sustancias liberadas por las células adsorbidas: IL-1ra (control de la inflamación intestinal) y HGF (regeneración epitelial de la mucosa).
  • Generación de células apoptóticas (CA), en su mayoría neutrófilos, que en más del 40% regresan al torrente circulatorio del paciente.

MÁS ACERCA DEL MECANISMO DE ACCIÓN DE ADACOLUMN®

En resumen:

Con la GMA se logra(1):

• una reducción de neutrófilos y monocitos activados en el torrente circulatorio.
• un aumento de las citocinas antiinflamatorias.
• un descenso de las citocinas proinflamatorias.

Esto se hace sin inducir la inmunosupresión; por consiguiente, la GMA ofrece un efecto terapéutico eficaz sin los efectos adversos debilitantes que suelen estar asociados a los fármacos inmunosupresores.

INSTRUCCIONES DE USO

ContáctanosPara solicitar información adicional

Contáctanos